Un blog dedicado a la nutrición y el bienestar.

Mejora tu vida

El suelo pélvico: la importancia de un suelo pélvico fuerte para las nuevas mamás y cómo fortalecer el tuyo

Autor: Bretaña Winfrey

¿Qué es el suelo pélvico?

Si eres mamá, lo más probable es que tengas miedo de saltar en un trampolín. También puede tener tendencia a cruzar las piernas para estornudar y evitar actividades de alto impacto como la peste. La mayoría de las mujeres entienden que tener un bebé cambia las cosas a continuación. Podemos empatizar con los demás. Empujar a un bebé genera mucha tensión en los músculos del piso pélvico y dado que muchas otras mamás también sufren de fugas, entonces debería ser normal, ¿no?

No es bueno. Incluso si la fuga es común, eso no significa que sea «normal».

Nuestros cuerpos tienen un maravilloso sistema construido para resistir varios traumas (¡como el parto!). El problema es que algunos músculos se dañan durante eventos traumáticos y tienen que ser rehabilitados para funcionar normalmente. Con la fiesta, los músculos que más éxito llevan están en lo que se llama el “suelo pélvico”. Este término es una abreviatura de los músculos, ligamentos, nervios y tejidos que crean una hamaca natural colgada a través de la pelvis.

¿Cuál es la función del suelo pélvico?

La mayoría de nosotros sabemos que tenemos músculos del piso pélvico y a muchas mujeres se les dice que hacer ejercicios de Kegel es la clave para fortalecerlos. Pero hay un poco más que eso.

El suelo pélvico es un conjunto de músculos situados en la pelvis. Como cualquier músculo de nuestro cuerpo, necesitamos nuestro suelo pélvico para realizar diversas actividades del día. Los deberes de trabajar estos músculos incluyen más que solo prevenir la incontinencia. Aquí hay una lista de los Funciones del suelo pélvico:

1. Los músculos del piso pélvico constriñen la uretra, la vagina y el canal anal.

En otras palabras, cuando los músculos del piso pélvico estén funcionando de manera óptima, orine cuando quiera pescar, para que no haya sorpresas.

2. Los músculos del piso pélvico brindan soporte a todos los órganos internos.

Los músculos del suelo pélvico mantienen nuestros órganos donde deben estar. Cuando el suelo pélvico no funciona de manera óptima, los órganos pueden cambiar y provocar un prolapso.

3. Los músculos del suelo pélvico se están estabilizando.

Mucha gente ha oído hablar de la importancia de un corazón fuerte para prevenir lesiones, pero lo que la mayoría de la gente no sabe es que el suelo pélvico forma parte del corazón. Nuestro suelo pélvico funciona junto con otros estabilizadores centrales para producir un movimiento suave y eficiente.

4. Los músculos del suelo pélvico responden a la respiración ya los cambios en la presión intraabdominal.

Cuando tiene una urgencia inesperada de estornudar, los músculos del piso pélvico se contraen para evitar fugas. Cuando su piso pélvico es débil, no se contrae de manera efectiva durante las actividades de presión arterial alta, lo que hace que la presión se distribuya de manera desigual, lo que a menudo provoca fugas.

5. Los músculos del suelo pélvico pueden verse afectados por las emociones.

Cuando estamos estresados, nuestros hombros tienden a tensarse y nuestro piso pélvico también puede experimentar esto, lo que a veces conduce a dolor e incomodidad.

Nuestro suelo pélvico tiene muchas funciones diferentes. Usar un recipiente como analogía nos ayuda a visualizar cómo funciona el piso pélvico con nuestros otros músculos centrales: la parte superior del recipiente es el diafragma, la parte posterior del recipiente son los músculos de la columna, el frente y los lados son los músculos abdominales y la parte inferior es nuestro suelo pélvico.

Si bien puede ser difícil sentir una contracción del piso pélvico, es útil comprender que la acción del piso pélvico es similar a la acción de cualquier otro músculo. Nuestros bíceps se usan constantemente a lo largo del día, pero por lo general son tan pequeños que no nos damos cuenta. Nunca pasamos un día sin relajarnos y contraer nuestros bíceps. Cuánto actives el bíceps depende de la actividad. La cantidad de fibra muscular que usa para levantar un bolígrafo diferirá de la que usa para levantar a un bebé. Este concepto es similar al del suelo pélvico. Si bien necesitamos poder contraernos mientras realizamos las actividades diarias, la intensidad de esa contracción debe variar según su actividad.

Cómo fortalecer tu suelo pélvico

La mayoría de nosotros hemos escuchado que necesitamos hacer ejercicios de Kegel para fortalecer los músculos del piso pélvico. Si bien los ejercicios de Kegel son un gran comienzo, muchos no los hacen de manera efectiva.

La clave de los ejercicios de Kegel es integrar la contracción del suelo pélvico con nuestros músculos abdominales más profundos y nuestra respiración. Este ejercicio a menudo se llama «respiración de conexión».

Cómo hacer la respiración de conexión:

Me acosté sobre mi hombro con una almohada debajo de mi cabeza y otra debajo de mis rodillas. Respira suavemente por la nariz y siente cómo se eleva tu vientre. Ahora, exhala suavemente por la nariz. Imagine el movimiento hacia arriba y hacia abajo del diafragma y los efectos en los órganos. Haz esto unas cuantas veces. Ahora, lleva tu conciencia a los músculos del piso pélvico. Mientras respira, vea si puede activarlos apretándolos suavemente. Esto sería lo mismo que detener el flujo de orina cuando vas al baño (No lo hagas como un ejercicio). La clave no es solo contraerse cuando exhalas, sino también relajarte cuando inhalas. A medida que esto se vuelve más fácil de hacer, practicar en una variedad de posiciones, como sentarse, pararse o levantar pesas.

La respiración conectiva es un gran ejercicio que trae conciencia de cómo funciona el suelo pélvico. Pero si tienes algún síntoma de disfunción del suelo pélvico (como pérdida, dolor pélvico, dolor con las relaciones sexuales…), también es buena idea recibir orientación de un fisioterapeuta salud pélvica. Este es un fisioterapeuta que está capacitado para tratar los síntomas asociados con los músculos del piso pélvico. Podrán identificar capacidades actuales del cuerpo, enseñar estrategias que promuevan el funcionamiento de todo el cuerpo, enfatizando la sanación del piso pélvico, e implementar el ejercicio que tenga en cuenta la etapa de sanación de cada mujer. El objetivo de cualquier fisioterapeuta de salud pélvica es brindarle las herramientas para fortalecerse y recuperarse de manera efectiva para que pueda regresar a las actividades que ama en su vida diaria y su estado físico.

Muchas veces, como mamás, tendemos a ponernos al final de la lista, ocupándonos de las necesidades de los demás antes que de las nuestras. priorizar tu propia salud es tan importante como cuidar a quienes dependen de ti. Tomarse el tiempo para sanar y fortalecer su piso pélvico es una de las formas de practicar el cuidado personal que lo beneficiará en los años venideros.

Jessica Navarrete

Hola soy la Lic. nutricionista Jessica y eh creado este blog con la finalidad de ayudarte a mejorar tu vida, aqui encontraras consejos, recetas, recomendaciones, entre otras cosas, puede consultarme lo que gustes, estare al pendiente sigue tambien el blog por medio de facebook.

Puede que también te guste...

Deja un comentario

error: Content is protected !!